El Lado Asesino de la Luna

"El corazón es un cazador solitario"

free html visitor counters
hit counter

Por cierto, mi “tumblr” cumpliò 3 años.

Todas las imágenes caen sobre mi,
acuden a mi conciencia sin recursos sagrados
Recurren a los instintos de la percepción
Tallada rústicamente por los años.
Irremediables, los estigmas dejan huellas.

Cada sensaciòn.

A woman under the influence…

nisiquiera pido ser feliz,
pido estar libre de locura
de esta clase de locura,
mas bien parecida a la
Desespera-ciòn
                 -nza.
La clase de locura que te congela.
Que te rapta y te encierra
En la caja negra de la obsesión.
Donde no se vive,
se sobrevive,
Sin pasado ni presente ni futuro.
La oscuridad ya no es simbólica,
es tangible.
La estoy viendo, me traga
da lo mismo afuera o adentro.
En el asfalto o en el barro
cuando todo se revela
en la intacta quietud del despertar.
El palpitar se contrae,
tiemblo al ver el color
del fuego de las mentiras,
al sentir el olor
del tiempo estancado
Y saberme tan llena de verdades.
Tan irremediable.
Entender que no era solo un mal sueño.

El trance parece eterno,
como la madrugada,
como esta condición.
No, todavía no pido la felicidad
me alcanza con no caer en la locura.
Tener la valentía de arrebatar
un ápice de esa vida que se me fue negada
por asignación karmica
y dejar de sobrevivir con las migajas
de una existencia plana
con roses mezquinos.
Quizá nada es suficiente,
o solo carezca de sentidos:
ciega, sorda, muda.
Bañada por lágrimas autistas.
Oprimida por mis propios fantasmas,
abrazos holográficos
e ilusiones erradas.
De todas formas
el miedo logra su cometido.

No, no pido la felicidad,
pido la libertad.

But I guess it’s all over
You’re not coming back again
And all that’ll happen
Is I’ll get drunk again.

En el sustrato de los tiempos,
no serán más que algunas de las letras escondidas en mi memoria
las que atestigüen como se filtran las luces sobre mi cuerpo.
Apenas quedan rastros de los orígenes del deseo,
excepto por los vestigios del céfiro suspiro
que humedece los ángulos de la piel,
para justificar las secuelas,
para allanar los juegos de distancia
que circundan nuestros destinos.
-no digas nada
Palabras escritas en secreto,
consuman este sentimiento visceral
ahora, consagrado al silencio.
-no voy a decir más nada

"Uno no se mata por el amor de una mujer. Uno se mata porque un amor, cualquier amor, nos revela nuestra desnudez, nuestra miseria, nuestro desamparo, la nada."
-Cesar Pavese

Alfonsina se entregó al mar,
Sylvia al gas,
Virginia se lleno los bolsillos de piedras
para hundirse en la certera profundidad.
Alejandra ingiere la dosis final.
A todos nos dicen como si fuésemos niños tontos
“nadie muere de amor”
Me pregunto si alguien se lo dijo a Mayakovski
antes de dispararse al corazón.
O al gran Pavese antes de escribir
“Vendrá la muerte y tendrá tus ojos”
Asi que desmitifiquemos el eterno fetiche Shakespiriano
“No, nadie muere de amor…”

La urgencia por recapturar los recuerdos perdidos. Abrazar los momentos, sentirlos. Cruel utopía, como daga filosa que se mueve fugaz a lo largo del tiempo para atravesar los destinos. Una estaca que penetra juventudes y almas en bùsqueda. Anclandolas a una inexorable existencia estàtica: La de contemplar esa eterna orgìa narcòtica de espejismos quebrandose en aquel subterraneo hùmedo, donde se saborea el constante gusto del deseo mas ìntimo y la inevitable pèrdida de lo amado.

La velocidad se manifiesta. El tren se dirige inalcanzable hacia el infinito, se aleja de la estaciòn donde està ese cuarto oscuro con la cama deshecha, al que nadie vuelve, pero nadie olvida.

Reblogged from ebriadeluna

ebriadeluna:

Desde la inocencia, era cálido y dulce el albor en esos días, los sonidos anidaban en la ventana para anunciar las horas. Mientras el cielo se teñía lentamente del color del anhelo, comenzaba el nuevo día y todos sus adornos solo podían percibirse con la pureza. Los ruidos y los aromas nacían en los sueños de una niña que movía la grava con sus blancos pies de seda. El sonido idèntico al frenezi del agua invitaban a las ramas del sauce a entregarse en caída libre a la fluencia del viento. Queriendo alcanzar el suelo como quien urge el contacto con la tierra. La niña quiere atrapar el aura con sus manos virginales, se le escurre. Quiere atrapar el tiempo volàtil, se le escapa. Corre tras èl y se detiene. La forma del miedo aguarda, expectante. Tiene brazos fuertes y manos grandes, àsperas. Con las que trazarà un laberinto para que entre en ella. Entonces se pierde en el juego, sigue el camino de los años, como huyendo de un cazador. Tratando de no ver el vèrtigo del mundo real, como si esto arrojase un conjuro malèfico sobre su suerte, quemando sus ojos puros con verdad: -“Cuidate de no ver, de no sentir, la negligente indolencia de los seres que te rodean y de los que te encontraràs… que te harán probar el gusto de la oscuridad. ”
Llega a la salida con una marca de fuego en la cara y en sus manos, las rodillas rojas y los pies con barro. Nadie lo nota solo ella en secreta desnudez. Las manos del miedo fueron moldeando una celda con su cuerpo. Ya no es una niña. Ahora practica la alquimia, quiere congelar el tiempo que le queda, para atesorar y vivir aquello que amó en los sueños aùn estando despierta. Pero se olvida, que el hielo también quema.

http://ebriadeluna.tumblr.com/

lo que mas deseas en el mundo, cada vez mas lejos.

"Es como estar enterrada viva."

La madrugada se colma de sueños que se confinan a las profundidades de los placeres más oscuros y perversos. Abismales. Cuerpos mutilados prorrogando el júbilo anhelado, para aferrarse a la leve sospecha que augura un descenso. Un rostro embriagado por el sabor de la sal, vaticina el éxtasis de las encarnaciones del deseo, que escapan furtivas de la fémina cueva. Desplazándose en retirada, abriéndose paso sigilosamente en el interior de unos muslos erizados que se impregnan del lúbrico fluido del olvido.  Ya no hay gracia serena, solo una triste contemplación de los actos.  Una profanación silenciosa al necesario hábito de avanzar.  

Puede que si, que te veas como un fantasma. Que te muevas como tal y que habites las paredes y los rincones de la noche con tu whisky y tu cigarro mientras tus ojos se pierden desde tu altura buscando el piso para no atender otros ojos que crees que no te miran. Que te muevas con la cadencia de las luces difusas al azar y te deslices como una sombra que le escapa al alba para no desaparecer no van a hacerte pasar inadvertido… no te equivoques, la luz no te persigue, la luz sos vos. Y que te vayas antes de que amanezca a caminar esas cuadras para beber los ultimos minutos de oscuridad previos a que salga el sol, no va a impedir que algo brille a tu alrededor.
Tan elevado, tan distante… ahi andas, caminando solo con tus libros y tus fotocopias para regalar, sin dejar de enseñar. Pero a la vez, casi impenetrable en tu afàn de soñar cosas que no existen en este plano, tus palabras brotan como una melodia radiante, electrica. Y en tu certera y elegante timidez, yo te contemplo desde lejos. No voy a hacer nada al respecto. Solo recordar algo que escribiste: “recordar que no existen momentos ordinarios ni horas vacías ni tiempo congelado, sino esta complejidad maravillosa, renovada entre voces, con manos serenas al rayar del alba”…
y aunque ya no crea en nada, tratarè de creer al menos en esas palabras…

Estudio el mapa de mi cuerpo.
Los caminos de cicatrices,
atraviesan los paisajes desiertos
consumidos por la sequia.

Un suelo árido que se abre
ante el paso del tiempo
rogando que la lluvia de la vida
lo arrase.

Para volver a ser barro
como el que ensuciaba
mis zapatos cuando niña
camino a la escuela
y de vuelta a casa…

Si las lluvias me alcanzan
permaneceré mojada,
como mis pies durante aquellas mañanas.
Sin piedad. Sin descanzo.

Y en un trémulo suspirar
voy a mirar mi cuerpo otra vez,
las heridas, las marcas y los golpes seguirán ahi.
Porque la historia de todos,
está escrita en la piel…

verme con otros ojos -pero, no.

verme con otros ojos -pero, no.